Foto listado: 
Alt
Foto: 
Alt
Resumen: 
Carlos Vendrell Castellá (1835) estableció en una tienda de la modesta villa de Sans su taller de relojería, cuyo prestigio atrajo pronto una clientela bastante numerosa que le inducía a ejecutar lo que para él representaba un ambicioso proyecto: el montaje de un comercio de relojes.
Contenido: 
Carlos Vendrell Castellá (1835) estableció en una tienda de la modesta villa de Sans su taller de relojería, cuyo prestigio atrajo pronto una clientela bastante numerosa que le inducía a ejecutar lo que para él representaba un ambicioso proyecto: el montaje de un comercio de relojes. Ese salto lo dio su hijo Jaime Vendrell en 1888 que trasladó el pequeño comercio de Sans para situarse en la burguesa calle Ample de Barcelona. Poco más tarde el comercio se trasladó a la calle Hospital a pocos metros de las Ramblas. Uno de los Hijos de Jaime, Carlos Vendrell Paradís se independiza y abre su primer comercio en la calle Ferran nº 24 una de las calles más importantes en cuanto al comercio de la ciudad condal y otra en las Ramblas En frente del Teatro del Liceo. Cabe destacar la visión comercial de Don Carlos, aunada con una ostensible modestia, laudables ambas en el comerciante de cualquier época y país abre un nuevo establecimiento que ya no llevaría el prestigioso nombre de su dueño; se llamaría “Unión Suiza de relojería”. Este comercio situado en la calle Diagonal de Barcelona pasa a convertirse en un icono para toda Europa.